979 830 442 info@tierrasdelrenacimiento.es

La Laguna de la Nava

0

En la actualidad, la laguna de la Nava, es un humedal completamente artificial, recuperado y gestionado por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León. La existencia de esta laguna es el fruto del esfuerzo y la cooperación entre diferentes entidades, colectivos y administraciones.

Ha sido necesario realizar en la última década un buen número de obras para poder recuperar este importante humedal: construcción de diques y husillos, acondicionamiento de la red hidráulica, etc .

La laguna posee una extensión de 307 hectáreas, dividida en dos partes iguales, separadas por la carretera que une Mazariegos con Fuentes de Nava y con distinto régimen de uso. Una de las mitades se destina exclusivamente a conservación (aves) y la otra se aprovecha conjuntamente con los ganaderos de Fuentes de Nava (pastoreo). En estas últimas 150 has, conservación y pastoreo conviven en perfecta armonía.

La Nava es una laguna somera, cuya profundidad es de solo 35 cm. Sin embargo existen sectores más o menos extensos con mayor profundidad, que superan ligeramente el metro. Debido al carácter artificial, el agua, procedente del canal de Castilla, es introducido todos los años en el mes de octubre, por personal de la Consejería de Medio Ambiente. La intención, es imitar dentro de lo posible, el ciclo natural de la laguna: inundación en otoño e invierno y desecación durante el estío.

Este ciclo se divide en tres etapas:

  • De Octubre a Marzo: Inundación de la laguna coincidiendo con la llegada de miles de anátidas (gansos y patos) a invernar e inicio de la migración prenupcial.
  • De abril a Junio: se mantienen niveles elevados de agua. Es la época de los pasos migratorios primaverales y de parte de la cría. La Nava se llena de vegetación.
  • De Julio a Septiembre: la Nava se va secando. Finaliza la cría y se produce el paso migratorio otoñal.

La laguna de la Nava, es uno de los espacios más importantes de toda la Comunidad Autónoma desde el punto de vista faunístico. Están catalogadas 253 especies de vertebrados, destacando sin duda, las 221 especies de aves, que suponen algo más del 41 % de las especies de aves de España, incluidas las Islas.

De octubre a marzo acoge abundantísimos contingentes de anátidas que llegan a alcanzar las 20.000 aves en algunos inviernos. Es zona de importancia internacional para el ánsar común (Anser anser) con concentraciones máximas de hasta 10.000 individuos y otras muchas especies de patos, como azulones, cercetas, silbones o cucharas, se cuentan por cientos o miles.

Durante la migración primaveral, de febrero a mayo, se pueden observar hasta 41 especies de limícolos (chorlitos, archibebes, agujas, correlimos, etc) en las praderas someramente encharcadas. En algunos días de este periodo prenupcial, los bandos de estas viajeras aves son especialmente abundantes.

La Nava va adquiriendo con el paso del tiempo una mayor relevancia en lo que se refiere a la cría de acuáticas. En esta laguna se reproducen algunas especies escasas en el contexto castellano-leonés como es el caso de el zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis), la garza imperial (Ardea purpurea), las gaviotas reidoras (Larus ridibundus) y el fumarel cariblanco (Chlidonias hybridus). De estas dos últimas especies, la Nava constituye, dentro de la escasez, el punto más importante de cría de toda Castilla y León. Además también crían avefrías, cigüeñuelas, rascones, polluelas y fochas.

En el verano, a pesar de estar casi seca, la Nava sirve de refugio a varios miles de azulones (Anas platyrhynchos) mudando y hasta 900 cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) se juntan en bandos premigratorios en las praderas, aprovechando un abundante recurso alimenticio: los ortópteros (saltamontes).

En la Nava tampoco faltan registros de aves raras o escasas en la Península, muy apreciadas por el ornitólogo más especializado. Es el caso de la barnacla cariblanca (Branta leucopsis), el ansar piquicorto (Anser brachyrhynchus), el ansar careto (Anser albifrons), el silbón americano (Anas americana) o el carricerín cejudo (Acrocephalus paludicola). Para este pequeño pajarillo, la Nava, cumple los criterios de importancia internacional, al pasar por la laguna en su migración otoñal, varias decenas de estos sílvidos de distribución oriental.

Los recorridos

Ruta del agua

Este espacio natural cuenta en la actualidad con una gran oferta de infraestructuras de uso público, permitiendo varias opciones para disfrutar al máximo de la observación de las aves y del paisaje.
 
Para las personas que visiten el humedal por primera vez se recomienda antes de comenzar la visita acudir al Centro de Visitantes de la laguna de La Nava. Este Centro, gestionado por la Consejería de Medio Ambiente, se encuentra situado en una antigua casa señorial del siglo XVII, en el centro de Fuentes de Nava. Todos los visitantes que lo deseen pueden recibir una atención personalizada, con consejos prácticos sobre cómo realizar la visita, información sobre las especies de aves presentes en la laguna en el momento de la visita o la opción de recoger material informativo como folletos o mapas de la comarca.
 
El Centro cuenta además con varias salas con exposiciones y material interactivo que explican diversos aspectos relacionados con el humedal como su historia, el proyecto de recuperación o algunas de las especies de animales y plantas más representativas. Uno de los mayores atractivos lo constituye la cámara de vídeo situada en el centro de la laguna y conectada al centro, donde en varios monitores de televisión se pueden ver en tiempo real una parte del interior de la laguna y de sus aves.
 
El Centro ofrece también visitas guiadas para grupos, aunque este servicio debe ser concertado previamente.
Desde Fuentes de Nava se puede llegar hasta el humedal en vehículo y utilizar cualquiera de los tres aparcamientos que existen, aunque uno de ellos –el situado frente al observatorio de Corralillos– es de uso exclusivo para personas disminuidas físicas. Una vez en esos lugares, la única forma de visitar La Nava es a pie.
Una vez en el humedal se puede acceder a los siguientes puntos de observación:
Puntos de observación

Observatorio de Corralillos

Desde este punto se observa una gran parte de la laguna, como son las zonas de Corralillos y El Prado, normalmente las que presentan mayor cantidad de agua y por tanto una de las mejores para observar aves acuáticas. El observatorio está abierto todas las horas del día.

Observatorio de La Colada

Edificio de dos plantas desde el que se divisa la totalidad de la laguna. Permanece abierto todos los días del año con el siguiente horario: de 10:00 a 19:00 en verano (abril a octubre) y de 10:00 a 18:00 en invierno (noviembre a marzo).

Pasarela y Observatorio de El Prado

Pasarela de madera que atraviesa una zona arbolada y otra con carrizal-aneal, terminando en un observatorio que se asoma a la zona de El Prado. Ideal para observar los distintos paseriformes existentes en la laguna, así como las aves acuáticas en invierno y las colonias de garzas durante el periodo reproductor. Este punto está abierto al público a todas las horas del día.

Punto de observación de Cantarranas

Pequeña plataforma próxima al aparcamiento de Cantarranas. Desde este punto se divisan los pastizales y zonas de aguas someras de Cantarranas. El mejor lugar de la laguna para la observación de aves de pastizales y junqueras. La plataforma está abierta todas las horas del día.

Punto de observación de La Cogolla

Situado al final de la ruta El Prado-La Cogolla. Desde este punto se observa una zona con escasa inundación en invierno. Buen lugar para ver gansos, limícolas y aves de pastizales y junqueras. La plataforma está abierta todas las horas del día.

Observatorio de La Güera

Observatorio situado en la margen izquierda del Valdejinate. Buen sitio para contemplar los gansos en invierno y las aves limícolas durante los pasos migratorios. El observatorio está abierto todas las horas del día.

Conoce la Laguna

Videoguías

Cómo llegar

X