979 830 442 info@tierrasdelrenacimiento.es
Permite avanzar en cómo estaba construida la muralla exterior. Por delante se desarrolla una estructura anexa, de igual composición, «bastante insólita ya que no se conoce en otro sistema defensivo, que sería muy efectiva», señala Javier Abarquero

La sexta campaña en el yacimiento arqueológico La Ciudad  -posible ubicación de la vaccea y después hispanorromana Intercatia-, en  Paredes de Nava, ha permitido pese a la menor duración «avanzar a la hora de entender cómo estaba construida la muralla exterior y cómo funcionaba», explica desde el equipo investigador Francisco Javier Abarquero.
Este también pone el acento en la colaboración de Eneko Uriarte, de la Universidad de Burgos, y los análisis de micromorfología y sedimentología que ya arrojan «algunos resultados», como que las arcillas que daban solidez al sistema defensivo «no eran tan puras como creían». «Están preparadas, mezcladas con algo de materia orgánica, con paja», subraya Abarquero.
En cuanto a materiales arqueológicos, si bien no puede hablarse de hallazgos «llamativos», sí que informan de la cronología de estas estructuras. «Los restos de cerámica muy fracturada que se encuentran dentro de capas de esa plataforma de la muralla remiten a una cronología claramente vaccea, siglos del III al I antes de Cristo. Los restos cerámicos hallados en el exterior se mezclan -de épocas vaccea y romana-, lo que entra dentro de las hipótesis del equipo investigador», comenta el arqueólogo.

Deja un Comentario

Agenda

X